¿Excesiva dependencia de las resonancias?

A través de este artículo, sacado del New York Times, quiero compartir con vosotros lo que mi experiencia me demuestra a diario: Incluso cuando existen daños similares en los tejidos (cartílagos desgastados, hernias discales, tendones inflamados o rotos, etc…) hay pacientes que presentan sintomatología y otros totalmente asintomáticos. Esto viene a demostrar que, además de esos tejidos dañados, existen otros factores que desencadenan la sintomatología y sobre los que la osteopatía tiene efectos muy beneficiosos (mejoría de la movilidad, de la circulación, de la conducción nerviosa, etc). Espero que este artículo os ayude a descubrir otra forma de entender la salud. rnm El Dr. James Andrews, un reputado cirujano ortopédico Especializado en Medicina del Deporte quiso aclarar sus sospechas sobre si el resultado de las RMN, usadas sistemáticamente en casi todos los deportistas de élite y en un gran número de deportistas ocasionales, pudiera resultar engañoso. Para ello mandó realizar estudio mediante RMN a 31 pitchers de la liga profesional de Baseball perfectamente sanos y sin ninguna sintomatología. El resultado fue que, a pesar de no estar lesionados ni referir dolor alguno, en sus RMN se encontraron anomalías del cartílago (90% de ellos) y en los tendones del manguito de los rotadores (87% de ellos). A la vista de los resultados, el DR. Andrews concluyó que “Si quieres una excusa para operar el hombro con el que lanza un pitcher, tan solo hay que mandarle hacer una RMN. Tanto él como otras eminencias en medicina deportiva están tomando posiciones contra lo que ven como un uso excesivo de la RMN en su especialidad. La RMN puede tener un valor incalculable en ciertas situaciones diagnósticas, como encontrar un tumor, o como refuerzo de un diagnóstico que acompañe una historia clínica y unos síntomas. Lo preocupante es que también pueden suponer una importante fuente de ingresos para una clinica que posea su propia máquina. Otro problema asociado es la dependencia del propio paciente de Medicina Deportiva que, frecuentemente, no se queda convencido de su diagnóstico hasta que no se les realiza esta prueba. El problema es que pueden ser facilmente malinterpretadas y derivar a diagnósticos erroneos que llevarán a tratamientos innecesarios o incluso perjudiciales. Por ejemplo, dice el Dr. Bruce Sangeorzan, profesor y vicepresidente del departamento de Ortopedia y Medicina del Deporte de la Universidad de Washington, si hacemos una RMN a persona sana justo después de hacer ejercicio, podemos encontrar líquido en su rodilla y este será intrascendente. Sin embargo, en una persona lesionada, el mismo líquido hayado puede ser una señal de que el hueso está sufriendo o incluso de que está fisurado y está tratando de curarse. Según el Dr. Sangeorzan, la RMN es diferente a cualquier otra herramienta diagnóstica utilizada. Es una herramienta muy sensible, pero no es muy específica. Ese es el problema.” casi siempre se encuentra algo anormal, aunque la mayoría de las veces, estas anomalías tienen poca o ninguna relevancia”. Según palabras del Dr. Christopher Di Giovanni, profesor de ortopedia y especialista en medicina deportiva de la Universidad de Brown es muy raro volver de un estudio de RMN con las palabras “Estudio Normal” escritas en el informe.” No podría decir la última vez que vi esto.” rnm En medicina deportiva, donde las lesiones típicamente son desgarros de los músculos, tendones o ligamentos y pequeñas fisuras en los huesos, los especialistas como el Dr. Andrews y el Dr. Di Giovanni dicen que, a menudo, la RMN no es necesaria. Por lo general, se puede averiguar lo que está mal con sólo una historia médica cuidadosa, un minucioso examen físico y, a veces, una simple radiografía. A pesar de que la RMN no es la única prueba diagnóstica usada en exceso en la medicina, se hace bastante evidente en el mundo deportivo, donde la mayoría de las lesiones involucran tejidos blandos. De hecho, el Dr. Sigvard T. Hansen, Jr., profesor de ortopedia y medicina deportiva de la Universidad de Washington, dice que prácticamente desprecia estas exploraciones por completo, ya que muy rara vez proporcionan información útil acerca de los pacientes que ve (principalmente lesiones de pie y tobillo).”Veo a 300 ó 400 nuevos pacientes al año”, dice el Dr. Hansen.” De todos ellos, puede haber uno que tiene algo confuso y podría necesitar una RMN.” Steve Ganobcik es un claro ejemplo de lo que puede salir mal con la RMN. Comercial, de 44 años, se torció la rodilla esquiando unos meses atras. A pesar de la torcedura, continuó esquiando ese día y los dos siguientes ya que no quería interrumpir su vacaciones. Cuando llegó a su casa, todavía le molestaba la rodilla, así que fue a ver a un especialista en medicina deportiva. El médico ordenó inmediatamente una RMN de su rodilla y le dijo que ésta mostraba claramente una rotura del ligamento cruzado anterior (una de las lesiones deportivas más comunes y más devastadoras). El tratamiento estándar es la cirugía, con una dificil recuperación de entre seis meses y un año. El Sr. Ganobcik investigó un poco sobre las diferentes técnicas quirúrgicas y decidió que quería una distinta de la que su médico le ofrecia. Consultó con otro traumatólogo deportivo que, estando de acuerdo en que el ligamento del Sr. Ganobcik estaba roto, programó la fecha para la cirugía. Mientras tanto, el señor Ganobcik oyó que el Dr. Freddie H. Fu, presidente de la división de medicina deportiva de la Universidad de Pittsburgh, tenía lo que podría ser una técnica aún mejor, así que fue a verlo. Para sorpresa del señor Ganobcik, Dr. Fu le dijo que su ligamento no estaba roto después de todo. Su dolor era producido por una pequeña fractura en la tibia que los otros médicos ya habían apreciado. Un nueva R.M.N. confirmó, que su LCA era perfectamente normal (Dr. Fu agrega que las exploraciones originales del Sr. Ganobcik proporcionaban una imagen ambigua. Quería una mejor, para ver si el ligamento del Sr. Ganobcik había sido desgarrado parcialmente y ya se había recuperado o nunca llegó a romperse). Las sospechas del Dr. Fu fueron confirmadas por la historia del Sr. Ganobcik. Él nunca habría podido esquiar continua con una rotura de ligamentos El diagnóstico “no tenía sentido”, dijo el Dr. Fu.

Deja un comentario